Mechanical Traction-Massage

The traction massage table gently and effectively reestablishes normal range of motion to each region of the spine with true intersegmental traction. By using a massaging wave roller that travels up the spine, the therapy unit addresses all areas of involvement. It also facilitates muscle relaxation to significantly reduce muscle spasms. When the spine’s postural muscles are fatigued, traumatized or negatively impacted from lost circulation due to an accident or injury, spasms occur. Intersegmental traction massage carefully elongates the postural muscles of your spine in a comfortable manner and allows normal joint motion, circulation, and mobility to return.

Traction Decompression Therapy

The spinal decompression unit is a non-surgical, comfortable traction therapy for the relief of leg and back pain, or arm and neck pain. During this procedure, by cycling through distraction & relaxation phases and by proper positioning of the traction bed, a spinal disc can be isolated and placed under negative pressure, causing a vacuum effect within it. The spinal traction therapy unit is designed to unload the spinal disc. Any back or neck pain caused in whole or in part by a damaged disc may be helped by decompression therapy. These conditions include herniated, protruding or bulging discs, spinal stenosis, sciatica or radiculopathy (pinched nerves).

Neuromuscular Interferential Stimulation

Interferential therapy works by sending small electrical impulses through the skin. These impulses stimulate underlying nerves and tissue reducing pain, edema, and inflammation. This, in return, reduces or eliminates the need for most pain-related drugs. Interferential therapy aids in circulation, increasing the recovery time for patients. Multiple treatments will typically speed the patient’s recovery and allow earlier resumption of their normal lifestyle.

Cold Pack Therapy

Cold pack therapy is used in the initial phase of an injury to reduce swelling and inflammation of the soft tissue & muscles. This therapy is most effective in the first 72 hours of an acute injury because it will soothe the inflammation and pain caused by nerve irritation. After an injury, blood vessels that deliver oxygen and nutrients to cells are damaged. The cells around the injury increase their metabolism in an effort to consume more oxygen. When all of the oxygen is used up, the cells die. The damaged blood vessels cannot remove waste, and as a result blood cells and fluid seep into spaces around the muscle, resulting in swelling and bruising. When a cold pack is applied, it lowers the temperature of the damaged tissue through heat exchange and constricts local blood vessels. This slows metabolism and the consumption of oxygen, therefore reducing the rate of cell damage and decreasing fluid build-up. Ice also numbs nerve endings, which stops the transfer of impulses to the brain that register as pain.

Moist Heat Therapy

Moist heat therapy is used to aid in the healing process by increasing circulation and relaxing muscle spasms. The desired effect is for the heat to penetrate down into the muscles. With increased blood flow to the area of involvement the heat can penetrate the injured sore muscles. This provides the dual benefits of relaxing the back muscles (to reduce painful spasms) and facilitates the stretching of injured tissues to reduce stiffness.

Exercise Therapy

Active forms of therapeutic exercises are almost always necessary to rehabilitate the spine and help alleviate back pain. When done in a controlled, gradual, and progressive manner, active exercise distributes nutrients into the disc space and soft tissues in the back to keep the discs, muscles, ligaments and joints healthy. Consequently, a regular exercise routine helps patients avoid stiffness and weakness, minimize recurrences of low back pain, and reduce the severity and duration of possible future episodes of back pain. Depending upon the patient’s specific diagnosis and level of pain, the back pain exercise and rehabilitation program will be very different. Therefore it is important for patients to see their chiropractor to develop an individualized back exercise program and to provide instruction on using the correct form and technique.

Spinal Palpation

Palpation is the process of examining by means of touch. The art of spinal palpation is the first procedure a chiropractor learns in school. Palpation is not the only way a chiropractor determines where and how to adjust or manipulate the spine. It is however, the chiropractor’s central diagnostic technique. Therefore spinal palpation is a process of the physical exam of the spine. Each joint of the spine is carefully examined through physical touch to determine the positioning of joint in relation to the entire spinal structure.

Spinal Manipulation

Chiropractic physicians are the best qualified and have the most extensive schooling in the art of specific spinal manipulations. The spinal manipulation is the mainstay of the chiropractic profession and no other specialist is better educated in this technique. Spinal manipulation (also known as adjustment) is a treatment for joints and muscles in the back and neck that are not functioning properly. The patient is first positioned in a way that the involved joint or joints can be isolated from the others. Then, the chiropractor uses his hands to skillfully apply a gentle low amplitude thrust to the joint.

Static Palpation

Static palpation involves palpation of the tissue surrounding the spine for pain or tenderness, as well as feeling for lack of tissue compliance or tightness. With experience, a chiropractor can gain vital information through direct touch.

Motion Palpation

In motion palpation, the chiropractor examines each complex spinal joint to analyze the degree to which it may lack proper motion. This highly skilled maneuver requires the examiner to have a mental picture and tactile knowledge of a spinal joint’s normal motion. Normal motion is compared with the feel of the joint being examined as it is moved through its range of motion.

Myofacial Active Soft Tissue Release

Many times following the chiropractic adjustment, myofacial active release technique is administered to the patient. This hands-on technique provides sustained pressure into soft tissue restrictions to eliminate pain and restore motion. This method of treatment complements the chiropractic manipulative therapy by specifically softening and stretching the scar tissue, resulting in increased range of motion, increased strength, and improved circulation which optimizes healing. Myofacial active release technique ensures the patient with the maximum benefit from care, prevents exacerbation of injuries in the future, and a return to a healthy state of asymptomatology.

It’s time to improve your quality of life. Visit your trained chiropractic professionals in Charlotte, at ChiroCarolina™, for more information and a consultation. ChiroCarolina™ care you can count on.

Masaje de Tracción Mecánica

La mesa de masajes de tracción reestablece de forma suave y efectiva el rango normal de movimiento de cada región de la columna vertebral con una verdadera tracción intersegmental. Mediante el uso de un rodillo de masaje que se mueve como una onda a lo largo de la columna vertebral, la unidad terapéutica aborda todas las áreas involucradas. También facilita la relajación muscular lo que reduce significativamente los espasmos musculares. Cuando los músculos posturales de la columna vertebral están fatigados o han sufrido un trauma o un impacto negativo por falta de circulación debida a un accidente o lesión, se producen los espasmos. El masaje de tracción intersegmental alarga cuidadosamente los músculos posturales de la columna vertebral de forma confortable, y permite recuperar la normalidad del movimiento articular, la circulación y la movilidad.

Terapia de Tracción y Descompresión

La unidad de descompresión de la columna vertebral es una confortable y no quirúrgica terapia de tracción para el alivio del dolor de piernas y espalda o de brazos y cuello. Durante este procedimiento, mediante ciclos con fases de distensión y relajación y mediante el posicionamiento adecuado de la cama de tracción, un disco espinal se puede aislar y ser sometido a presión negativa, causando un efecto de vacío en el mismo. La unidad de terapia de tracción espinal está diseñada para descargar el disco espinal. Cualquier dolor de espalda o cuello causado en parte o en su totalidad por un disco dañado, se puede beneficiar con la terapia de descompresión. Estas patologías incluyen discos herniados, con protuberancias o con abultamientos, estenosis de columna, ciática y radiculopatía (nervios pinzados).

Estimulación Interferencial Neuromuscular

La terapia interferencial funciona enviando pequeños impulsos eléctricos a traves de la piel. Estos impulsos estimulan los nervios y el tejido subyacente reduciendo el dolor, el edema y la inflamación, y como consecuencia, se reduce o elimina la necesidad de la mayoría de fármacos para el dolor. La terapia interferencial facilita la circulación, mejorando el tiempo de recuperación de los pacientes. Los tratamientos múltiples típicamente aceleran la recuperación de los pacientes y les permiten recobrar antes su estilo de vida habitual.

Terapia con compresas frías

La terapia de compresas frías se usa en la fase inicial de una lesión para reducir el hinchazón o inflamación de los tejidos blandos y de los músculos. Esta terapia es principalmente efectiva en las primeras 72 horas de una lesión aguda porque mitiga la inflamación y el dolor causados por la irritación del nervio. Después de una lesión, quedan dañados los vasos sanguíneos que suministran el oxígeno y los nutrientes a las células. Las células de la zona circundante a la lesión incrementan su metabolismo en un esfuerzo para consumir más oxígeno. Cuando se agota todo el oxígeno, la célula muere. Los vasos sanguíneos dañados no pueden retirar los deshechos y, como resultado, hay células sanguíneas y fluidos que se filtran hacia los espacios de alrededor del músculo, provocando hinchazón y moratones. Cuando se aplica una compresa fría, se produce un descenso de la temperatura del tejido dañado mediante el intercambio de calor, y se contraen los vasos sanguíneos locales. Esto enlentece el metabolismo y el consumo de oxígeno, por tanto se reduce la tasa de daño celular y disminuye la acumulación de fluidos. El hielo también adormece las terminaciones nerviosas lo que frena la transmisión de los impulsos al cerebro que éste interpreta como dolor.

Terapia de Calor Húmedo

La terapia de calor húmedo se usa para facilitar el proceso de curación mediante el incremento de la circulación y la relajación de los espasmos musculares. El efecto deseado es que el calor llegue y penetre en los músculos. Con el flujo sanguíneo incrementado en el área afectada, el calor puede penetrar en los músculos doloridos lesionados. Esto aporta el doble beneficio de relajar los músculos de la espalda (para reducir los dolorosos espasmos) y facilitar el estiramiento de los tejidos dañados para reducir la rigidez.

Terapia de Ejercicios

Casi siempre son necesarias formas activas de ejercicios terapéuticos para rehabilitar la columna vertebral y ayudar a aliviar el dolor de espalda. Cuando se realiza de manera controlada, gradual y progresiva, el ejercicio activo distribuye los nutrientes en el espacio interior del disco y en los tejidos suaves de la espalda para así mantener sanos los discos, músculos, ligamentos y articulaciones. Así, una rutina regular de ejercicio ayuda a los pacientes a evitar la rigidez y la debilidad, a minimizar las recaídas del dolor lumbar, y a reducir la gravedad y duración de posibles futuros episodios de dolor de espalda. Dependiendo del diagnóstico específico y del nivel de dolor de cada paciente, el programa de ejercicio y rehabilitación del dolor de espalda será muy diferente. Por tanto, es importante que los pacientes visiten a su quiropráctico para establecer un programa personalizado de ejercicios de espalda y recibir las instrucciones para una correcta realización de los mismos.

Palpación Espinal

La palpación es el proceso de examen mediante el uso del tacto. El arte de la palpación espinal es el primer procedimiento que un quiropráctico aprende en su formación. La palpación no es la única forma en la que el quiropráctico determina dónde y cómo ajustar o manipular la columna vertebral, pero es su técnica diagnóstica fundamental. La palpación espinal es un procedimiento de examen físico de la columna vertebral. Cada articulación de la columna vertebral se examina cuidadosamente mediante la palpación física para determinar el posicionamiento de las articulaciones en relación a la estructura completa de la columna vertebral.

Manipulación Espinal

Los médicos quiroprácticos son los mejor cualificados y los que tienen la más extensa formación en el arte específico de la manipulación espinal. La manipulación espinal es el pilar de la profesión quiropráctica y ningún otro especialista está mejor formado en esta técnica. La manipulación espinal (también conocida como ajuste vertebral) es un tratamiento para las articulaciones y músculos de la espalda y cuello que no están funcionando adecuadamente. Primero el paciente es colocado en una forma tal que la articulación o articulaciones afectadas puedan ser aisladas del resto. Entonces el quiropráctico usa sus manos para aplicar con destreza a la articulación un moderado empuje de baja amplitud.

Palpación Estática

La palpación estática conlleva la palpación del tejido circundante de la columna vertebral para detectar dolor o sensibilidad, así como también falta de elasticidad o tensión. Un quiropráctico con experiencia puede obtener información vital a través del tacto directo.

Palpación Dinámica

En la palpación dinámica el quiropráctico examina cada articulación vertebral para determinar el grado en el que puede estar mermado el movimiento. Esta maniobra es altamente habilidosa y requiere que el examinador tenga una imagen mental y un conocimiento táctil del movimiento normal de las articulaciones vertebrales. El movimiento normal se compara con el detectado en la articulación que está siendo examinada al ser movida a lo largo de su rango de movimiento.

Liberación Activa Miofascial de Tejidos Blandos

En muchas ocasiones el ajuste quiropráctico del paciente viene seguido del uso de la técnica de liberación activa miofascial. Esta técnica manual proporciona una presión sostenida a los tejidos blandos con restricciones para eliminar el dolor y restablecer el movimiento. Este método de tratamiento complementa la terapia manipulativa quiropráctica mediante la distensión y estiramiento del tejido afectado, lo que resulta en un aumento del rango de movilidad, un incremento de la fuerza y una mejora de la circulación, lo que optimiza la curación. La técnica de liberación activa miofascial asegura al paciente el máximo beneficio del tratamiento, la prevención de la exacerbación de lesiones futuras, y el restablecimiento de un estado de salud sin síntomas.

Es tiempo de mejorar su calidad de vida. Para más información y consultas visite sus competentes profesionales quiroprácticos de Charlotte, en ChiroCarolina. En ChiroCarolina tiene la atención en la que usted puede confiar.